Secretaría de Salud deberá informar sobre base de datos de sistema que monitorea la influenza

September 23, 2015

 

Ciudad de México, 23 de septiembre de 2015 

Dependencia ante la cual se presentó la solicitud: Secretaría de Salud (SSA)

Folio de solicitud:   0001200239315

Número de expediente:  RDA 4389/15

Comisionado Ponente: Joel Salas Suárez

 

El Caso:

 

El particular solicitó a la Secretaría de Salud (SSA) la base de datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Influenza (SISVEFLU) del periodo de mayo de 2009 a mayo de 2015.

La Secretaría contestó que la información solicitada está reservada por 4 años. Argumentó, cito, “que el manejo inadecuado y mal intencionado” de la información de la base de datos pondría en riesgo la salud de la población mexicana y la estabilidad económica del país.

Inconforme, el particular interpuso recurso de revisión, a través del cual cuestionó la fecha de inicio del periodo de reserva; mencionó que no está comprobado científicamente que la difusión de información sobre salud afecte a la población mexicana y preguntó por qué sí se intercambian datos con la Organización Mundial de la Salud y no con investigadores nacionales.

En alegatos, el sujeto obligado reiteró la reserva y aclaró que ésta inicia a partir de la fecha en que su Comité de Información así lo declaró, es decir, a partir del 12 de agosto de 2015. También agregó que intercambia información con organismos internacionales como parte de tratados firmados por México, sin que esto vulnere la clasificación de la información o implique discriminación hacia los ciudadanos mexicanos.

 

Relevancia del caso:

 

Este caso es relevante de acuerdo con la cuarta perspectiva establecida por este Pleno: expandir y extender el derecho de acceso a la información pública y de la transparencia.

Posicionamiento: 

De acuerdo al análisis del caso, esta ponencia considera que el agravio de el particular resulta fundado. No se actualiza la reserva invocada porque:

1)     Se advierte que la publicidad de la  información de la base de datos SISVEFLU no generaría un daño presente, probable y específico porque no obstaculizaría las acciones de prevención y combate de epidemias en el país.

2)     Si bien la Dirección General de Epidemiología es una instancia de Seguridad Nacional, los datos del SISVEFLU adquieren carácter de seguridad nacional únicamente en un evento de emergencia epidemiológica. 

El sistema de información que interesa al particular es el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Influenza (SISVEFLU), que registra en tiempo real datos sobre los casos de influenza detectados en el país.[1] La alimentación de este sistema es coordinada por el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica a través del monitoreo general que se realiza en 19 mil establecimientos de salud y el seguimiento especializada de una red nacional de laboratorios y 636 unidades centinela denominadas Unidades de Salud Monitoras de Influenza (USMIs).[2]

Los datos de vigilancia epidemiológica de la influenza con que cuenta el país permitieron detectar la pandemia de influenza AH1N1, declarada así por la ONU en 2009. La pandemia surgió en México y fue debidamente controlada gracias a que las autoridades federales y de la Ciudad de México actuaron con transparencia, responsabilidad, agilidad y madurez tanto en el tratamiento de información como en las medidas de contención del contagio.[3]

En aquella ocasión, se emitió un decreto presidencial para declarar el estado de contingencia sanitaria y autorizar a la Secretaría de Salud tomar medidas excepcionales para controlar la propagación de la pandemia.[4]  Se suspendieron todas las actividades que implicaban aglomeraciones, primero en el Distrito Federal, el Estado de México y San Luis Potosí y, posteriormente, en el resto del país. Según una evaluación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se paralizaron varias actividades económicas y los impactos negativos ascendieron al 1% del PIB en 2008.[5]

Sin embargo, la vigilancia epidemiológica de la influenza se lleva a cabo desde 1955. Esto significa que se recaba información de forma permanente para el análisis del impacto y la severidad de la enfermedad. La información debe ser el insumo que dé certeza a la población que las autoridades están listas para actuar y tomar decisiones en momentos cotidianos o de contingencia tanto a nivel local como internacional.

Además, esta capacidad de respuesta podrá mejorar si se promueve el uso de la información; en particular, si se permite a académicos u organizaciones de la sociedad civil especializadas en el tema procesar los datos y “traducirlos” para la población en general. Así se podrá hacer uso efectivo de la información contenida en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica y, desde este ámbito, construir una sociedad democrática en un sentido amplio del término: una sociedad en la que autoridades y ciudadanos trabajan en conjunto para asegurar la salud y la vida de la población.

Por lo anterior, llama la atención la suspicacia de la Secretaría de Salud que a priori considera a los ciudadanos incapaces de manejar esa información y sospecha del uso que le darán. La información que manejan los gobiernos pertenece a la población y por eso tiene derecho de acceso a ella. Ante la sospecha, la Secretaría de Salud podría implementar lógicas colaborativas para difundirla y para su uso efectivo.

La creatividad y el conocimiento público incluyen no sólo la experiencia y la pericia de los gobiernos, sino de actores nacionales interesados que pueden contribuir a hacer la información más accesible y útil. Su participación enriquecerá el debate y fortalecerá conjuntamente las capacidades alcanzadas para enfrentar un problema. La información pública sirve para rendir cuentas, pero también para fomentar la colaboración y la cocreación con la ciudadanía. Los sujetos obligados pueden impulsar iniciativas de este tipo como parte del próximo Plan de Acción 2016-2018 de la Alianza para el Gobierno Abierto y las puertas del INAI están abiertas para orientarlos.[6]

 

Propuesta:   

 

Por lo anterior, esta ponencia propone REVOCAR la respuesta de la Secretaría de Salud e instruirle a proporcionar la base de datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Influenza de mayo 2009 a mayo 2015. En la información que entregue al particular deberá proteger los datos personales de los pacientes respaldando la confidencialidad con la respectiva acta de su Comité de Información.

 

Referencias:

 

[1]http://www.epidemiologia.salud.gob.mx/doctos/infoepid/influenza/Manual_de_usuario_plataforma_SISVEFLU.pdf

[2]http://www.epidemiologia.salud.gob.mx/doctos/infoepid/vig_epid_manuales/Plan_Nal_Pandemia_Influenza.pdf

[3]http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/25901/LCmexL958_es.pdf?sequence=1

[4]http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5088366&fecha=25/04/2009

[5] Cfr. nota 3.

[6]http://www.undatarevolution.org/report/

 

 

 

  1. Aquí puedes consultar la versión estenográfica completa de la sesión (mi intervención comienza en la página 103)

  2. Aquí puedes escuchar el audio completo de la sesión.

  3. Comparto comunicado emitido por el INAI al respecto. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

CNEGSR debe informar sobre distribución de condones femeninos.

March 25, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags