#ALAICAMexico2017 Panel “Gestión de archivos públicos: #GobiernoAbierto y plaza pública”


Panel: Gestión de archivos públicos: gobierno abierto y plaza pública.

Fecha: 28 de noviembre de 2017, de 9 a 10.30 am

La realidad global al 2017 se caracteriza por la profundización de las desigualdades y de la desconfianza en los gobiernos y entre las personas mismas. Las brechas entre sectores de la población se amplían y provocan la desconfianza entre ellos.

El Latinobarómetro 2017 arrojó estos resultados:

  • El 59% de los latinoamericanos confiaría en las instituciones públicas si trataran a todos por igual.

  • El 40% confiaría si cumplieran sus promesas, si hicieran lo que dicen que van a hacer y los ciudadanos pueden anticipar ese suceso con certeza.

  • El 33% confiaría si las instituciones fueran fiscalizadas.

  • El 29% confiaría si las instituciones admitiesen responsabilidad cuando se equivocan y si entregaran la información que se necesita.

  • El 12% confiaría si los medios de comunicación, los amigos y la familia le dan buenas referencias.

  • Asimismo, el nivel de confianza interpersonal llegó a su nivel más bajo desde que se empezó a medir en 1996.

Los resultados son muy claros: los latinoamericanos quieren tener la certeza de que sus gobiernos pueden enfrentar las dificultades y entregar resultados, sobre todo a los sectores más vulnerables de la población. Para tener esa certeza quieren información de primera mano para formarse opiniones propias; quieren que sus gobiernos entiendan esto y que no se resistan a entregar la información cuando se les requiera. Para responder a esta necesidad, los gobiernos deben dar acceso a archivos públicos gestionados adecuadamente.

  • La demanda de información surge de una concepción distinta de las relaciones entre gobernantes y gobernados, donde las personas y los grupos sociales asumen un rol de interlocución activo ante las autoridades.

  • El marco jurídico de varios países de la región ha recogido este cambio: hoy se reconoce un derecho de acceso a la información para algo más que garantizar la libre expresión, para tener derecho a informar y ser informado de todo aquello que pueda afectar nuestra existencia.

  • Gracias a los archivos se hace efectivo el derecho de acceso a la información. No basta con que se disponga su existencia, deben ser gestionados adecuadamente. De ahí la importancia de contar con leyes y políticas públicas de avanzada en la materia.

  • Esto en México es todavía un gran pendiente: sigue sin ser aprobada la ley de archivos que culminará la reforma constitucional en materia de transparencia y acceso a la información pública de 2014.

  • Sin embargo, la urgencia de contar con esta ley no debe ser impedimento para concebir la mejor ley posible. Nuestros representantes deben aprovechar la oportunidad para aprobar una legislación que, al igual que la Ley General de Transparencia, se convierta en un referente internacional.

  • Los académicos, en particular, los historiadores, los periodistas, la sociedad civil organizada, servidores públicos y población en general, han participado para enriquecer el debate y han hecho comentarios y sugerencias constructivas al proceso.

  • El INAI ha contribuido a la apertura de espacios para promover este debate.

  • Algunos señalamientos que se han hecho son:

  • Al referirse a los archivos históricos, la nueva ley debe clarificar que son “fuentes de acceso público” para evitar que se testen datos personales de forma incorrecta. Los archivos históricos deben poder ser consultados libremente y no estar sujetos a ningún tipo de valoración adicional.

  • Establecer plazos para la transferencia de expedientes de los archivos de concentración a los archivos históricos. De lo contrario, los documentos podrían permanecer indefinidamente en el primer tipo de archivo.

  • Incluir mecanismos para que se pueda consultar documentos con datos sensibles cuando estos sean importantes en una investigación.

  • Es necesario, desde la perspectiva de los historiadores, que el proceso de valoración de los documentos incorpore a personas con conocimiento certificados en archivos, gestión documental e historia para garantizar que documentos valiosos no sean destruidos.

  • Es preciso establecer los arreglos institucionales necesarios para desvincular la política pública de archivos de un posible control político.

  1. Se debe modificar la naturaleza jurídica del Archivo General de la Nación para asegurar su autonomía desvinculándolo de la Secretaría de Gobernación, cuya función no está relacionada con la conservación de la memoria.

  2. El diseño del Consejo Nacional de Archivos debe reflejar la naturaleza técnica de su tarea.[1]

La importancia de los archivos públicos aun va más allá de garantizar la disponibilidad y la utilidad de la información. Pueden ayudar a detonar procesos de apertura vitales para toda sociedad democrática, si se les complementa con políticas de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana.

Comencemos por la contribución de los archivos a los procesos de apertura:

  • Los ciudadanos que describe el Latinobarómetro 2017 son ciudadanos distintos a los de hace unas décadas.

  • Yo me incluyo entre ellos. Como ciudadano quiero ser informado para:

  1. Formarme una opinión propia sobre lo que hacen mis gobernantes e identificar lo que me hace falta como gobernado,

  2. También para informar lo que he conocido y reflexionado e intercambiar esa opinión con otros ciudadanos dentro de la pluralidad, diversidad y tolerancia, hallar soluciones con ellos y,

  3. Mejor aún, presentárselas a los gobernantes para que las consideren y, todavía más, para que las implementen con mi acompañamiento y colaboración.

  • Si las autoridades son receptivas a este interés, con toda certeza será más fácil solucionar los problemas públicos. Y todo empieza cuidando que haya archivos bien gestionados.

  • La información pública que resguardan los archivos puede detonar lógicas colaborativas que se contagien hasta convertirse en rutina virtuosa en nuestros países y se eliminen las suspicacias y los cuestionamientos.

  • Por supuesto, no podemos olvidar que gracias a los archivos también se construye la memoria histórica de un país.

Continuemos con la complementariedad de los archivos con las políticas de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana:

Sobre la transparencia

  • Las instituciones públicas deben tener el atributo o cualidad de ser transparentes para permitir tener información clara y precisa sobre lo que interese a los ciudadanos para hacer útil en la comprensión, vigilancia y comunicación de los asuntos públicos.

  • Transparencia es abrir la información de las instituciones públicas al escrutinio público mediante sistemas de clasificación y difusión que reducen los costos de acceso a la información del gobierno.

  • Una institución pública transparente cuidará tener un archivo gestionado adecuadamente para responder a las demandas de información de los ciudadanos.

  • Aquí es preciso hacer una aclaración. Una institución pública puede ser transparente sin que haya una solicitud de información directa. Cuando esto pasa se presenta la transparencia proactiva y esto es algo bueno, porque no solo está siendo sensible a las demandas de información.

Sobre la rendición de cuentas

  • Al colocar la información en la vitrina pública para que los interesados la revisen, analicen y, en su caso, la usen para evaluar, denunciar y sancionar a las autoridades, las instituciones públicas también estarán rindiendo cuentas.

  • Seguimos entonces la siguiente lógica: los archivos ayudan a garantizar el acceso a la información, éste contribuye a la transparencia y ésta es un instrumento de la rendición de cuentas.

Sobre la participación ciudadana

  • La apertura se fortalece aún más si también se cuenta con mecanismos que permiten a los ciudadanos apropiarse del espacio público y participar en él para: i) comunicar los mensajes que resultan del análisis de la información, ii) entrar en diálogo con otros ciudadanos y las autoridades correspondientes y iii) animarse a colaborar y cocrear con ellas.

  • Vale la pena insistir, esta ruta virtuosa inicia con la gestión adecuada de los archivos.

  • Los archivos son el punto de partida para construir una mejor democracia con base en mecanismos de gobierno abierto y la conservación de nuestra memoria común y la búsqueda de la verdad.

  • Los archivos son la base para documentar la toma de decisiones de las autoridades y contendrán la evidencia que ayudará a identificar cuando éstas sean ilegales o corruptas.

  • En la construcción del SNT y el SNA hay que pensar cómo se archivarán estas decisiones.

Por último, los archivos de hoy son más que la administración de toneladas de papeles y su almacenamiento en espacios físicos. El futuro ya está aquí y los avances tecnológicos permiten depositar la historia de nuestras instituciones en documentos electrónicos de forma poco costosa, pero también más fácil de manipular indebidamente. ¿Cómo enfrentaremos esto?

  • De hecho, el SNT y el SNA funcionarán a partir de la información contenida en sendas plataformas electrónicas.

  • Debemos transmitir esto a los responsables de aprobar la legislación y diseñar las políticas públicas en la materia.

Referencias

[1] http://cmch.colmex.mx/images/LGA/POSICIONAMIENTO%2013SEP17_VF.pdf

Panelistas:

Issa Luna Pla (Mx)

Víctor S. Peña (Mx)

Joel Salas Suárez (Mx)

Laura Nahabetián Brunet (Uruguay)

Moderador: José de Jesús Ramírez (Mx)

#Archivos #AGN #forosypresentaciones #GobiernoAbierto

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square